Aumentando El Principio De La Unidad

CARTA DE LIDERAZGO – NOVIEMBRE 2011

Por más de veinte años el objetivo personal y ministerial ha sido el principio de la unidad. La unidad es una convicción y compromiso no selectivo, sino algo expresado hacia todos los que comparten el mismo principio, que Cristo Jesús es el Señor.  Cuando uno tiene una convicción hacia la unidad, su convicción será probada al estar en desacuerdo con algunos conceptos y maneras de ser de algunos individuos o ministerios.

Son los conceptos los que nos separan y los principios los que nos unen. Absolutamente todos tenemos imperfecciones, solo Cristo es perfecto. Cuando vemos hacia la cruz, vivimos crucificados.

Cuando vemos los conceptos y la manera en la que otros se expresan, crucificaremos. El más maduro entre nosotros es él o ella que no tiene problemas con nadie. Claro que habrá discrepancias con los estilos y las tácticas, pero en su totalidad cuando uno entiende la unidad, entiende que necesita mantener limpio su corazón y no contaminar su boca.

Creemos que usted es digno de recibir nuestro mayor esfuerzo, como líderes y ministerio. Por eso debemos amar con el amor de Cristo y perdonar como él nos perdonó a nosotros. La unidad es la esencia de quienes somos, no es un llamado que algún día alcanzaremos. Así, como es la Trinidad, es la unidad. La unidad requiere un esfuerzo de dominio propio para no permitir que algo pueda ofender ni desilusionar.

Creemos que cada uno tiene una capacidad que aún no ha alcanzar y nuestro compromiso es apoyar a cada uno que desee alcanzar su máximo potencial. Máximo Potencial tiene un compromiso con gente como usted, y deseamos empoderar a cada uno que desee alcanzar mayores niveles posibles de madurez espiritual, desarrollo del alma y crecimiento natural. Hemos decidido ser gente y un ministerio que refleja un alto nivel de compromiso hacia la unidad, para abrir camino hacia lo más perfecto que hay.

Todos sabemos que no es suficiente con hablar de la unidad, ni quedar satisfecho con el orar por la unidad. Hemos sido llamados a andar conforme los pasos de Jesucristo. El liderazgo servicial de este ministerio existe para apoyar a los que quieren ser más efectivos. Mantenemos la moralidad de amar, perdonar y empoderar a otros con servicio y apoyo al nivel que creemos que Cristo nos extendería a nosotros mismos.

Crece profundo para correr fuerte,
Dr. Andrés y Tiffany Bucksot

 

A %d blogueros les gusta esto: