El Trato Humano III

Aunque cuando alguien ha sido creado en una cultura pesada y difícil, es necesario ser nacido de nuevo para no solamente perdonar y limpiarse de su pasado...
3 Mar 2019

El Trato Humano III

Como has sido tratado, es como vas a tratar

“Traigo a la memoria tu fe sincera, la cual animó primero a tu abuela Loida y a tu madre Eunice, y ahora te anima a ti. De eso estoy convencido. Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:5-7

Aunque cuando alguien ha sido creado en una cultura pesada y difícil, es necesario ser nacido de nuevo para no solamente perdonar y limpiarse de su pasado, sino para purificarse de sus motivos auto-suficientes y superficiales. Pablo el Apóstol se encargó de capacitar a sus hijos en ver el trato humano como algo vital.

Hay tantas personas que han sido criadas en ambientes muy feos, sin padre, sin madre, sin algo saludable, crecen en un mundo oscuro, solos, sin esperanza y sin dirección y no entienden porque la vida ha sido tan difícil. No es que la vida ha sido difícil, es la cultura que ha sido insuficiente.

Hay otros que fueron criados en un medio ambiente más positivo y balanceado donde las metas y los patrones personales fueron claramente marcados, la dirección y la visión fueron bien comunicadas.  Ellos, por la claridad en la cultura, tenían que luchar y esforzarse menos para vencer ciertas barreras porque aprendieron las claves y las tácticas de cómo hacerlo.

La realidad de la vida es que Dios nos dio una cultura en Cristo Jesús, es la cultura del Reino de Dios. Al nacer de nuevo, un puede ver el reino y no entenderlo. Uno puede reconocer que hay otra cultura en que debe de estar operando, pero sin crecimiento y conocimiento ese individuo puede ser un ciudadano del reino, sin aprovechar de los beneficios de su ciudadanía.

Le da placer al Padre Celestial darte a ti y a mí el reino de Dios. Ese reino tiene una cultura incorruptible y eterna. Es una cultura donde uno ha sido llamado a ser más que vencedor, declarado junto y perdonado delante de Dios y donde la fe reina por encima de la duda y el fracaso.

En los siguientes meses, vamos aprender un poco de varias clases de culturas. Posiblemente tú te podrías identificar con una o varias de las culturas que has tenido o que tiene actualmente en tu vida. Recuerda que la meta del Evangelio es darte una nueva vida, nueva esperanza y nueva perspectiva en tu vida.

Intimidad e Integridad,
Dr. Andrew y Tiffany Bucksot