Las Preguntas de Propósito del Líder Poderoso I

El problema que hay con muchos líderes que es la mayoría de la gente en el mundo vive por lo que es urgente y no por lo que es importante.
3 Mar 2017

Hay cosas urgentes y cosas importantes

PRIMERA PARTE

Marzo 2017

Pregunta número uno: ¿Es difícil mantenerse enfocado en lo que es la diferencia entre lo urgente y lo importante? Lo importante es lo que uno tiene que estar haciendo diario para desarrollar el máximo del potencial de su liderazgo, su potencial en el matrimonio, el potencial en el ministerio y el potencial como cuerpo de trabajo. Esto no es nada sencillo.

Sin falla alguna, habría días cuando las cosas urgente, que no son cosas importantes, uno tiene que estar arreglando y haciendo. Por ejemplo, uno llegue a las oficinas y se da cuenta que la tubería del lavabo del daño se rompió y se está tirando agua por todos lados. En ese instante uno tienes que olvidar lo importante para enfocarse en lo urgente.

El problema que hay con muchos líderes que es la mayoría de la gente en el mundo vive por lo que es urgente y no por lo que es importante. Cuando esto sucede, nada se realizase en tiempo y todo se retrasa porque lo importante se tome el asiento atrás en la lista de prioridades y las cosas urgentes están controlando el día, la semana y luego el mes y la vida.

Por lo regular, las cosas importantes no ayudan lograr los objetivos de largo plazo, conforme las metas, la visión y la misión que hay en la vida personal de líder, su matrimonio, el ministerio y con su cuerpo de trabajo. Las cosas urgentes son ladrones del tiempo, de que si no las controlamos, nos va controlar y eventualmente, destruir el futuro y los sueños.

Las cosas urgentes se requieren un montón de energía, tiempo, recursos y atención. Solamente para seguir por adelante, pasito por pasito, es necesario atender las cosas urgentes o que si no, los detalles van a arruinar todo. Cosas urgentes tienen que ser atendidas pero no deben controlar el día y la vida continuamente.

Solamente si tenemos un plan fijo, con prioridades fijas vamos a poder fijarnos en lo importante, más que lo urgente. Cuando las prioridades están siendo negadas, el avance está siendo negado.  Es tiempo pensar en añadir gente al cuerpo de trabajo que son muy buenos para hacer las cosas urgentes, para que tú puedes enfocarte en las cosas importantes.

Cuando hay un plan de trabajar en lo importantes, más que vivir por lo urgente, tenemos un plan que claro que nos aclara tres preguntas importantes. Si somos honestos y listos para contestar esas tres preguntas, estamos dispuestos crecer y desarrollar un liderazgo con un propósito claro para ser un líder poderoso.

La primera pregunta que debo preguntarme para poder vivir conforme mi propósito para desarrollar un liderazgo poderoso es: ¿Cuál es la cosa más importante que no estoy desarrollando diariamente? Por ejemplo, para mí, hablo de “Mi propia vida”, yo debo tener un tiempo diario con Dios y en su palabra, bien temprano en la mañanas y debo hacerlo diario.

Si la primera cosa no es la primera cosa, las demás cosas sufren y no alcanzaré lo que es el propósito de ser quien creo que Dios quiere que sea yo en y con mi vida. Manejo lo que llamó, “El principio principal”. El principio principal es; hago la primera cosa en la mañana. Cada mañana, hay un tiempo leyendo la palabra, estudiando la, y desarrollando algo en ella.

Intimidad e integridad,

Dr. Andrew y Tiffany Bucksot