La Cultura Ciega XII

Cada uno vive al nivel que ve 

Para poder alcanzar el potencial al máximo cada uno tiene un don y un talento que desarrollar en su vida. La últimas dos culturas que están robando la gente se su potencial es la cultura del estatus quo y la última ciega. Esas dos últimas culturas son totalmente evitables cuando son completamente entendibles.

Hemos hablado en todo ese algo de las seis culturas más peligrosas a las vidas de los líderes, sus familias, matrimonios, empresas, negocios o ministerios. Hemos hablado de la cultura tóxica, bastantes ocupaciones, de pura risa, borrosa y ahora hablamos de las culturas del estatus quo y la cultura ciega.

La cultura estatus quo es cuando una persona quiere seguir haciendo lo que siempre ha estado haciendo. Esa cultura es peligrosa porque la persona no quiere pagar el premio de mejorar o cambiar. En esa cultura no hay nuevas ideas, nuevas formulas y estratégicas, ni hay ideas que provoquen el crecimiento

En esa cultura, las memorias son más grandes que los sueños y las visiones. En la cultura estatus quo, los que están involucrados han dejado de pensar más allá que lo normal porque creen que lo que han tenido es todo que van a tener. Te doy una clave, lo qué ha de venir es mejor que lo que has tenido.

La sexta y última de las culturas que nos ayuda a entender cómo mejorar nuestro trato con los demás es la cultura ciega. La cultura ciega no necesariamente es algo negativa, pero si es una cultura llena de gente que solo responde, “si” a sus líderes. Es una cultura que no desafía a los líderes a ser más creativos y mejores líderes.

En la cultura ciega, los éxitos y los logros del pasado son las cosas que ellos creen que van a seguir abriendo puertas mas adelante. Esto es un peligro total a todos los líderes. Para tener una cultura sana y creciente, uno tiene que ser creativo y responsable en crecer y desarrollar habilidades y dones frescos de una manera muy dinámica.

En la cultura ciega, todos quieren que el jefe o el patrón tengan las ideas para solucionar las dificultades de lo que están enfrentando en su vida, su negocio, su ministerio, su matrimonio y su vida personal. La cultura ciega espera que alguien más solucione los problemas de ellos que están involucrados.

El liderazgo sano y responsable tiene que intencionalmente provocar culturas que reproducen el Reino de Dios entre los humanos y el primer paso inicia con el trato humano. Cuando uno entiende el trato humano, va hacer todo lo posible para romper por encima de sus condiciones y lograr oportunidades más grandes, cada vez qué hay.

Intimidad e integridad,
Dr. Andrew y Tiffany Bucksot
A %d blogueros les gusta esto: