Levantando Líderes Leales En El Reino II

SEGUNDA PARTE

CARTA DE LIDERAZGO – MARZO 2012

En todas las esferas del sistema que hay en este mundo (Cosmos), en el área financiera, familiar, social y política, hay una gran necesidad de gente con respuestas. La humanidad provoca las distintas y diversas pruebas que todas las naciones enfrentan en el mercado global de este siglo. Es Yahweh quien revela las respuestas a las distintas y diversas pruebas.

Para ser un líder leal en el reino es necesario entender la ley de la gravedad y la ley de la elevación, que es la tercera ley de Newton. La ley de la gravedad existe para ayudar al hombre a mantenerse plantado sobre la tierra como si fuera un imán jalándolo hacia la tierra. La ley de la elevación existe para romper los límites que el hombre tiene cuando está totalmente pegado a la tierra.

Un avión 747, pesa más de 272 toneladas métricas, es decir, pesa aproximadamente 30 minivans. Es humanamente imposible volar ese monstruo de maquina sin la ayuda de la fuerza de elevación o sustentación.

Cada líder que es leal al reino no está satisfecho estando pegado a la tierra, viviendo conforme las leyes que gobiernan la tierra y la humanidad natural. Los líderes del reino, son por diseño, destinados por Dios para  romper la ley de la gravedad y volar en lo alto.

Cristo Jesús nos entregó las llaves del Reino de Dios, y lo que atamos sobre la tierra será atado en los cielos y lo que desatemos sombre la tierra, será desatado en los cielos. Las leyes de la tierra, que gobiernan las limitaciones del mundo para creerle a Dios por lo sobrenatural y lo imposible, son las leyes que Cristo Jesús vino a cumplir y no a romper. Él vino a empoderarnos con la ley de elevación.

Somos gente que tiene límites, y podrían robarnos del potencial que Él mismo nos ha dado. Nosotros tenemos la autoridad de cambiar lo imposible y lo invisible a lo posible y visible. Lo que han declarado los demás que no podrías hacer, Cristo Jesús te empodero para conquistarlo. No por tu propio beneficio, sino para el avance de Su reino y para la gloria de Su nombre.

Tú puedes romper la ley de ignorancia, no reprendiendo un espíritu de ignorancia, sino estudiando para aumentar la inteligencia. Si tú crees que eres inteligente, vas a estudiar. Si tú crees que has sido creado para algo mejor, te esforzaras, no en tu propia fuerza, sino en la fuerza del Espíritu Santo quien vive en ti para romper los límites que esta tierra y esta humanidad han puesto por encima.

Crece intimo para correr fuerte,

Dr. Andrés y Tiffany Bucksot

A %d blogueros les gusta esto: