El Liderazgo y La Intercesión

La mayoría de las cosas que hace un ministro son cosas visibles o notables por su esfuerzo, influencia y trabajo.
3 Ene 2018

El Liderazgo Y La Intercesión I

Enero 2018

“Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna. Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad”. 1 Timoteo 2:1-4

Por lo regular, el ministerio está lleno de muchas actividades o activismo. Hay un montón de trabajo que un ministro (siervo) tiene que estar haciendo cada día para poder operar en su rol y función. La mayoría de las cosas que hace un ministro son cosas visibles o notables por su esfuerzo, influencia y trabajo.

Eses versículos en 1 Timoteo nos revela qué hay una obra espiritual al mismo tiempo qué hay un trabajo físico que cumplir en el ministerio. Somos muy buenos, hasta excesivamente buenos en hacer la obra física, pero donde tenemos que tener un balance es en la obra espiritual o de intercesión.

Pablo el Apóstol, en su carta a su hijo en la fe, le está instruyendo en la realidad que tiene que tener en mente, constantemente, la importancia del énfasis de ser una persona de oración, intercesión y visión en el área de su obra y trabajo espiritual. Es un énfasis en el verdadero trabajo duro de alcanzar algo espiritual, por medio del Espíritu y no por medio de su habilidad humana.

Mientras que no consideramos la vanidad qué hay en ese mundo natural, y lo que se parece como una iglesia, sin mucha fuente de poder y operación en el área de la intercesión, es muy claro que la gente de Dios, los líderes que Dios ha escogido para guiar a otros, estén involucrándose en lo que es la obra espiritual.

Esa batalla no es una batalla nueva, sino es algo en que hemos enfrentando vez tras vez en la historia de la iglesia. “Hermanos, escojan de entre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría, para encargarles esta responsabilidad. Así nosotros nos dedicaremos de lleno a la oración y al ministerio de la palabra»”. Hechos 6:3-4

Intimidad e Integridad,
Dr. Andrew y Tiffany Bucksot