DECISIONES DIFÍCILES Y DRÁSTICAS 3

El liderazgo, en su esencia ruda, es el trato personal entre gente, como dicen varios de los grandes a través de los tiempos, "El liderazgo es influencia."
1 Ene 2017

Todos pueden superar, pocos quieren hacerlo

TERCERA PARTE

Enero 2017

El liderazgo es algo fácil de hablar, pero es complicado vivirlo. El liderazgo, en su esencia ruda, es el trato personal entre gente, como dicen varios de los grandes a través de los tiempos, “El liderazgo es influencia.” Han dicho lo mismo, Dale Carnegie, John Maxwell y otros líderes impresionantes. La clave para desarrollar un liderazgo grande es influenciar positivamente.

Tú influencia como líder es una clave positiva para ayudar a otros a desarrollar y alcanzar más de su propio potencial. Cuando tú seas llamado a trabajar junto a varias personas, te darás cuenta de que a veces no es fácil tratar con gente. Uno llega a ser un líder pequeño que quiere controlar a todos o, un líder grande que desea que cada uno forme parte.  

Por más de treinta años, hemos trabajado, capacitado y levantado líderes. Es una realidad que no toda la gente va responder igual a tu liderazgo, porque no todos te van conocer, ni medir con el mismo nivel de influencia, por cuestión de su propio punto de vista. Pero tú, pones un “10” en la frente de cada uno.

Aun que has sido llamado para calificar a todos, habrá varias expresiones de calidad y deseo de compromiso individual. Por lo pronto, hemos visto, tres tipos con los que podrías estar trabajando e involucrándote. 1. El súper estrella, 2. El caballo de batalla y 3. El de madera seca. Con cada tipo de personalidad tendrás que aprender a trabajar y ayudar a crecer.

  1. La súper estrella, es una persona que es como el “pit bull” que constantemente está buscando dar un esfuerzo extra para adelantarse en el asunto del crecimiento y el desarrollo del cuerpo de trabajo. Él va a recibir más tareas y tener más cargas, porque quiere y puede cargar más. El reconocimiento es muy necesario para ellos, y un tiempo de relax es bueno.
  1. El caballo de batalla, es el tipo de persona que corresponde a la mayoría de los que están contigo. Ellos son la fuerza del trabajo, son fieles y que trabajan durísimo cada día. Ellos aman su trabajo y son los que tienen una carga extra para que las cosas mejoren y para que cada uno en el cuerpo trabaje con un nivel constante, fiel y generoso.

Con él, tienes que darle recursos extra y seguir invirtiendo para que produzca niveles altos y de largo plazo. Es necesario que constantemente les preguntes que necesitan para seguir trabajando duro y recto. Escúchales y hazles feliz para que se sigan desarrollando. Un caballo de batalla dirá, “Dame mucho que hacer, y una computadora nueva”.

  1. El de madera seca, lamentablemente, son con los que tienes que seguir haciendo ajustes y motivándolos a trabajar y participar. Ellos no tienen iniciativa, pero son expertos en quejarse y reclamar a todos los demás. Si hay gente así en tu cuerpo de trabajo, como líder, tú eres el culpable. El ambiente va producir lo que tú permites como líder.

Si tienes un ambiente positivo y has formado un buen cuerpo de trabajo, los de madera seca no aguantan el ritmo de crecimiento y la demanda de los ajustes constantes. Es tiempo de quemar la madera seca cuando la madera seca quiere secar a los que se están empujando hacia delante. Ten cuidado de tenerlos contigo y cerca de ti, porque te pueden arruinar pronto.

Intimidad e integridad,

 Dr. Andrew y Tiffany Bucksot