Una Cultura De Honor

CARTA DE LIDERAZGO- AGOSTO 2011

LÍDERES DE HONOR SON LÍDERES QUE HONRAN – Parte III

Mis líderes principales eran buenos ejemplos para extender honor a los demás. Por ejemplo, cuando una dama subía o bajaba de la plataforma, un ujier le ayudaba. Cuando la gente se acercaba al templo o a la puerta había una sonrisa y un saludo para todos. Los visitantes se sentían bienvenidos en ese lugar. 

Donde algunos líderes luchan por lo general no es con los de su propio ministerio, sino con los de otro ministerio. Cada ministerio tiene una cultura, al igual que una familia y un negocio. Todos los grupos de gente tienen su propia cultura. Es más fácil juzgar que tratar de entender a otras culturas y las distintas expresiones que cada una representa.

El Reino de Dios es una cultura. Las características del Reino de Dios son opuestas a la cultura de las sociedades del mundo y es por eso que hay tantos que luchan para entender la cultura del Reino de Dios. Cuando alguien entiende como honrarle a Dios y a Su cultura, es una persona digna de recibir honor.

El honor no es opcional para los líderes; es decir que uno no puede escoger a quien si honrar y a quién no, bueno, si quiere hacerlo, sin duda puede. Es necesario que líderes busquen honrar a otros primero. Cómo me comentado un querido amigo, el Pastor Octavio Herrera, “Gano el respeto por medio del servicio y respeto a mis consiervos.

Cómo un líder no honramos selectivamente, sino honramos a todos con igualdad. Claro que es más fácil honrar a los que me honran, pero también a los que no me honran y los que me lastiman, igual como David hizo con Saúl. La Biblia nos dice que el honor y el honrar es una manera de ser.

Romanos 13:7 Pagad a todos lo que debáis: al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor.1 Pedro 2:17 Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, honrad al rey.

Tenemos el llamado de vivir una vida que honra y estima de gran manera a toda la gente. Cuando hay líderes que tienen diferencias o conflictos con otros, el honor que Dios espera de ellos no está siendo aplicado. El honor no aplicado es un honor no dado.

  • Expresa honor a alguien que no ha sido honrado.
  • Se el más maduro y honra a los que son diferentes a ti.
  • Con propósito pide perdón a otros y a quien le has guardado ofensa.
  • Arregla cualquier diferencia que tengas con alguien.

Crece profundo para correr fuerte,
Dr. Andrés Bucksot
A %d blogueros les gusta esto: