PORTERO DE LA PUERTA DE VERDAD II

Podremos seguir dando ejemplo tras ejemplo de cómo la humanidad ha descuidado su responsabilidad siendo porteros de la puerta de Cristo por cuestiones religiosas y perversas. Se han infiltrado sociedades (filosofías) alrededor del mundo por medio de las decepciones. Ahora la iglesia tiene la responsabilidad como nunca antes de tomar más cuidad (territorio) de la puerta del Señor hasta que venga por ella. Es cuestión de usar su autoridad y echar fuera los espíritus malvados y cerrar la puerta para que no regresen a tomar control.

 

La pregunta principal es: ¿Cómo podremos ser portadores de la puerta de la verdad? Para decírselo en breve, le contesto de tal manera: Conviértase en uno que ama la palabra de Dios, que la abraza y acepta la verdad que hay en ella. Esto es realmente fácil de decir, pero bastante más difícil de hacer. ¿Por qué? Porque el asunto de la verdad será lo más difícil de guardar en los tiempos postreros. Es importante que para guardar la verdad la estemos viendo constantemente para reconocerla y actuar conforme a ella.

 

Por eso David dice en Salmos 36:9 “Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz”. Es en la luz de Dios que veremos la luz de la verdad. Nadie puede ver la realidad de la luz divina sin tener contacto constante con él quien es la luz. Al estar fijándose en la luz constantemente, le da la capacidad de reconocer la luz de la verdad en lugar del ángel de luz. El es la fuente de la vida. El es el autor y consumador de nuestra fe. El es la nuestra Roca y el fundamente en que confiamos. Con Cristo el ángel de luz se ve oscuro como la oscuridad que es.

 

Tenemos que entrenarnos en la luz para seguir viéndola y reconociéndola. Es importante que sigamos aumentando nuestro vigor y apetito por la verdad. Cuando la verdad tiene un fundamento sólido en nuestros corazones administramos mejor el tiempo, dinero, las palabras, pensamientos y actividades diarias. Esto es cuando la verdad tiene un lugar para enseñar, redargüir, corregir y para instruir en justicia. Pero le digo que vivir conforme a la verdad es doloroso y muy desgastante para la naturaleza humana.

 

Para ser un portero de la puerta de la verdad, estamos constantemente peleando la buena batalla de la fe. No es una batalla o lucha en contra de carne o sangre, sino en contra de principados, potestades y gobernadores de las tiniebla que quieren decepcionarnos para que abramos la puerta a algo falso. Tenemos que estar firmes, y seguir estando firmes y nunca rindiendo la puerta. Cuando peleamos en fe siempre seremos victoriosos, pero la realidad es que tenemos que batallar. Por eso Pablo dijo a Timoteo “Ejercítate para la piedad”. 1 Timoteo 4:7

 

El asunto de guardar la verdad siempre ha sido la lucha principal de la humanidad. Elías trató de convencer a la gente de tomar una posición de firmeza en la verdad y Proclamar que Dios es el único Dios. En el monte Carmelo, insistió que tomaran acción para seguir a Dios en lugar de Baal. Trató de convencerles de guardar la puerta de la verdad y no abrir la puerta al enemigo. En lugar de responder con un grito de, “Sí, proclamamos que guardaremos la puerta del Señor y le seguiremos a el de todo corazón”. Mira lo que dijeron.

 

“Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: ¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, seguidle; y si Baal, seguidle a él. Pero el pueblo no le respondió ni una palabra”. 1 Reyes 18:21 No respondió nada. No tomó el Pueblo de Dios el lado de la verdad ni el lado del enemigo. Cuando uno no toma el lado de la verdad, toma automáticamente el lado de la oscuridad. Es decir que cuando no actuamos o declaramos cuando debemos de hacerlo, tomamos el lado de la mentira.

 

Aquellas personas, igual como la gente de hoy día, de vez en cuando le es difícil tomar decisiones porque tenemos familia, asuntos sociales, puntos de vista políticos, presión de amigos y colaboradores que no paran por nada. Entonces si nos paramos para declarar la verdad nos vean como raros y radicales (fanáticos). Nadie quiere ser el que siempre está siendo castigado por su fe, pero alguien tiene que ser esa persona. Por eso digo que para guardar la puerta de la verdad no es un trabajo fácil, pero es el papel que Cristo nos ha dado.

 

¿Como responde usted a Dios en los asuntos de cumplir su palabra?, ¿termina su tarea responsablemente?, ¿da lo que el Espíritu le instruye dar?, ¿dice lo que el Espíritu le esta guiando decir? y miles de otras cosas, esto va a determinar como está siendo entrenado en guardar la verdad.

 

Una vez un pastor amigo mío, dijo a su gente, “Cuídense y prepárense para una palabra dura y difícil de parte del hermano Andrés, porque trae una palabra bien dura”. Cuando llegué al pódium para tomar el micrófono, le dije al pastor y a la gente: “Hermanos, la palabra cuando esta predicada bien, siempre es una palabra que le duele a nuestra naturaleza humana. El someternos a la verdad es la cosa más difícil de hacer. Esto es lo que nos cuesta, pero también es lo que cada uno necesita para poder vivir como Cristo y agradarle a Dios en fe”. Guardar la puerta de la verdad nunca es cómodo, pero siempre es necesario.

 

“Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos”. 2 Tesalonicenses 2:8-10

 

 

Crece Profundo Para Correr Fuerte,

 

 

Andrés y Tiffany Bucksot

Deja un comentario

2 × 2 =

This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
¿Necesitas ayuda?